Franco Petrone : «Dirigir en la Liga lo tomó con un acto de justicia que me dio la vida».

El deporte para muchos es algo que se encuentra arraigado en la vida cotidiana , que levanté la mano quien no anheló a ser un gran futbolista y soñar con jugar en los grandes o ser parte de la primera de básquet del club luego de disfrutar toda una carrera de las divisiones menores.

Generalmente esa vida misma va a colocando a cada uno en el lugar adecuado y de ahí que existieron, existen y existirán cientos de caminos diferentes que se presentarán a lo largo de nuestra madurez. Uno de estos caminos puede ser el arbitraje una profesión particular donde no es sencillo sostenerse y donde además quienes se inician pocos llegan al profesionalismo.

Para Franco «Cachi» Petrone hoy la actividad la encuentra como fascinante aunque no deja de reconocer que «al principio iba por la plata como todos, pero después le empecé a encontrar el «gustito» de poder seguir ligado al deporte, de otra manera y a su vez de forma profesional. Fue así como comencé a tomarlo en serio y a intentar progresar en el mismo» .

Franco es actualmente uno de los jovenes árbitros del básquet rosarino con una interesante proyección a futuro, nos recuerda sus inicios «Comencé a dirigir en 2010, tenía 15 años . Me acuerdo como si fuera hoy, fue en la cancha del Parque Independencia del club Gimnasia y Esgrima. Junto a una chica que no recuerdo el nombre dirigimos Pre Mini y Mini GER vs. Ben Hur. Jeremías Miraglia nos acompaño y se quedó con nosotros». 

Foto Gentileza BR Inferiores

«Yo llevaba la planilla en un torneo de Maxi Básquet femenino, donde la persona que lo organizaba era mi maestra de la escuela primaria , además ella participaba del mismo. Como se jugaba los domingos por la mañana en diferentes canchas de la ciudad, y a mí no me perjudicaba para jugar con mi categoría , lo hacía para ganar unos mangos. Este torneo lo dirigía Miguel Celi, fue ahí que lo conocí y me invitó a las clases que dictaban en el Estadio Municipal. Me gustó la idea por lo que decidí asistir. Hoy ya pasaron 10 años de aquello». 

Petrone junto a ocho compañeros suyos que habitualmente arbitran en el ámbito de la Asociación Rosarina y tres que lo hacen en la Cañadense tuvieron la chance de dirigir el inicio de la temporada de Liga Nacional . En un año duro difícil , sin actividades, se puede decir que paradojicamente todos ellos cumplieron un lindo sueño de sus carreras arbitrales.

«Fue un año dificilísimo, con mucha incertidumbre al comienzo y con tristeza a la vez ya asumiendo que no iba haber actividades. Esto de dirigir la Liga, para mi sin dudas fue cumplir un sueño. Algo inesperado, pero con lo que soñé toda mi vida. Creo que fuimos unos privilegiados los que tuvimos la posibilidad de ir y dirigir, cumplimos el sueño de muchos que en distintas generaciones anteriores buscaban esto y por diferentes motivos no se les dio».

Este joven colegiado de 25 años nos contó las sensaciones que pasaron por su cabeza y su corazón al momento de recibir el llamado para participar de la Burbuja de la Liga.

«La realidad es que me agarró por sorpresa, no me lo esperaba. Se rumoreaba que había algunos problemas a resolver desde la ADC con los árbitros que dirigen habitualmente La Liga pero nada más.

De un momento a otro nos avisaron desde CADEP que nos preparemos un bolso, pidamos permiso en nuestros trabajos y nos organicemos para ir a la burbuja en Capital Federal. No sabíamos ni cuanto tiempo, ni como iba ser pero que íbamos a dirigir.

Junto a Villareal, Celi y Olivera en el Templo del Rock

El día anterior me habían comunicado en mi trabajo que me iban a asignar algunas responsabilidades extras y sinceramente no me daba la cara para pedirle permiso. Pero mis superiores se enteraron de la situación y fueron ellos los que me obligaron prácticamente a ir para Buenos Aires. Sin su tacto y empatía, creo que no hubiera ido, les voy a estar eternamente agradecidos.

Sinceramente hasta que no estaba en el hotel no lo creía, aparte había un escollo previo que era pasar el hisopado del Covid 19. Uno sabe que se cuida y hace lo que recomiendan las autoridades sanitarias, pero también es consciente de que se lo puede contraer el virus en cualquier momento y un resultado positivo tuyo o de tu compañero de habitación te dejaba afuera de la competencia. En mi caso particular, cuando llegó el resultado negativo, comencé a disfrutar».

En 2018 tanto Petrone como el cañadense Pedro Villarreal protagonizaron una situación especial cuando tras haber aprobado el examen para dirigir a nivel nacional , la CABB de ese momento le bajó el pulgar. Franco recordó aquello haciendo un parangón con lo vivido hace días  «no lo consideró como una revancha, si lo tomó con un acto de justicia que nos dio la vida. Lo charlamos mucho con Pedro, y los dos coincidimos en que por algo pasan las cosas. Tal vez en 2018 yo estaba más preparado físicamente y era el momento justo para comenzar una carrera como árbitro a nivel nacional, venía en ascenso dirigiendo finales locales de la Rosarina y con frecuencia la Copa Santa Fe, pero por cuestiones políticas no se pudo dar. Fue un golpe duro donde se te cruzan mil cosas por la cabeza, pero gracias al apoyo y la contención que tenemos en nuestra agrupación se siguió adelante y hoy nos encontramos con este premio que nos dio el destino. Ojala todas estas situaciones sirvan para bien y no pasen mas estas cosas que le hacen mucho daño al arbitraje».

Durante la Clínica Anual 2018 TFB

Volviendo a la burbuja , el «Cachi» tiene gratas remembranzas de esos días, «la burbuja fue una experiencia única, era sólo estar en nuestras habitaciones e ir a dirigir. Nos llevaban las cuatro comidas y las dejábamos en la puerta cuando terminábamos para que las retiren. Dos horas antes de cada partido nos buscaban por la puerta del hotel y al terminar nos dejaban de vuelta en la puerta. Los cuidados eran extremos. La organización era para sacarse el sombrero.»

Dirigir en el contexto local a pasar a ser parte de un trío arbitral en la mayor competencia del país no es sencillo, al respecto Petrone enumeró algunos aspectos : «Lo que varía bastante es el ritmo de juego que al principio nos costó adaptarnos un poco. Si bien en la finalización de la temporada pasada en Rosario dirigimos de a tres todas las instancias de playoffs y final four, no es algo que estamos tan acostumbrados, pero lo aceitamos rápido. Lo que sí fue una novedad fue el IRS que es el Sistema de Revisión Instantáneo, donde nunca habíamos contado con la ayuda de la tecnología en nuestras competencias locales«.

Franco resaltó la unión del grupo durante todo la estadía en la Burbuja «sin dudas, la unión que tuvo este grupo es lo que nos hizo fuerte siempre, no solo ahora. Es algo que pregona la conducción de Sergio Pezzota y Miguel Celi, que todos intentamos copiar. No somos sólo dos o tres dentro de la cancha, sino que somos todos y todas los que pertenecemos a CADEP siempre, en todo momento. Estoy feliz que gracias a esto todos los partidos que fueron dirigidos por nosotros comenzaron, se desarrollaron y culminaron sin mayores problemas. Algo que se ponía en tela de juicio y no sucedió».

Foto Franco Reggiardo

Los once árbitros que estuvieron junto a Petrone fueron Dario Bosio, Néstor Timpanaro, Daniel Olivera, Marcelo Pérez, Facundo Cascardo, Luis Salcedo, Pedro Villarreal, Cristián Steffanini y Leonardo Contreras.

Para concluir , el entrevistado reafirmó su ilusión de que «ojalá esto sea la puerta de entrada para árbitros de CADEP de todo el país , que ellos puedan dirigir las competencias nacionales y que no ocurra más con ningún árbitro lo que nos pasó a Pedro Villareal y a mí en 2018».

A la hora de recordar a los que hicieron posible su presencia en las designaciones arbitrales de Liga, citó «quiero agradecerle a Sergio Pezzota y a Miguel Celi que fueron los que gestionaron la posibilidad de estar en la burbuja, principalmente a Jeremías Miraglia que nos formó a muchos de los que estuvimos ahí,  pero no me quiero olvidar de mis compañeros que se quedaron en Rosario que nos apoyaron increíblemente y nos dieron fuerzas para que salga todo excelente, los que compartieron el día a día, a mi familia que siempre me ha apoyado , a Fede y Lucas que fueron dos amigos que me hicieron el aguante para llegar hasta CABA y a mis superiores en mi trabajo que sin su permiso no hubiera podido ir».

La casaca naranja que utilizó en la Burbuja fue enmarcada como un recuerdo inolvidable.

Franco como todos los árbitros del medio llevan esta actividad como una vocación de servicio al deporte. Bienvenido que así sea !!!!

Carlos Terrádez


Comparte esta publicación en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *